II Encuentro 26, 27 y 28 de Octubre: Madrid

Los días 26, 27 y 28 de octubre de 2018 estuvimos en Madrid celebrando el II ENCUENTRO ARQUEOLOGÍA A CONTRACORRIENTE.

A continuación colgamos las actas de las mesas de ARQUEOLOGÍA Y RESISTENCIAS EN EL ESPACIO RURAL, ARQUEOLOGÍA, RESISTENCIAS Y MEMORIA HISTÓRICA y ARQUEOLOGÍA Y RESISTENCIAS EN EL ESPACIO URBANO junto con algunas fotos  rememorativas del encuentro:

MESA 1: ARQUEOLOGÍA Y RESISTENCIAS EN EL ESPACIO RURAL

 

Moderador: Jesús (CRAS)

Actas: Falqui

Personas Asistentes (8): Falqui, Andrés, Lidia, Paloma, Nacho, Vanesa, Manu.

Colectivos representados: De la Roca al Metal, Fraguas, CRAS, Amigos de la Chela.

La charla comienza con la presentación de las participantes y los motivos por los que cada cual participa en esa mesa.

CONCLUSIONES

  1. Conflicto interno en colectivos: “llevarse lo urbano a lo rural”

En las ocupaciones rurales de pueblos completamente deshabitados (por ejemplo Fraguas o Valle de la Guarguera) las personas que forman el colectivo de ocupación, como individuos, son heterogéneos. Hay que dejar el individualismo urbano (neoliberal) para crear un común que se traduce en los cuidados mutuos. Esto puede derivar, muchas veces, en una verdadera “presión social” sobre cada uno de los individuos que conforman el colectivo.

En los pueblos donde hay población (Ujados) también hay que partir de la heterogeneidad ideológica, pero se vuelve a hacer hincapié en que lo importante es el apoyo mútuo y los cuidados entre todas las personas que habitan el entorno.

En definitiva quitarse las “gafas urbanitas” para medir y valorar el mundo rural, así como desprenderse de la mochila de prejuicios y “por supuestos” que cada persona tiene y que tiende hacia el individualismo.

2. Estructuras sociales de apoyo mutuo y para el establecimiento en lo rural

Este punto es una prolongación del anterior. Se ahonda en la, muchas veces, “falta de compromiso” por parte de las personas que conforman un colectivo para con su entorno social lo que provoca que las estancias en el ámbito rural no sean muy largas o duraderas y el grupo vaya cambiando y/o reduciéndose hasta desaparecer.

3. Los servicios administrativos fijan población.

Aunque muchas de las personas que forman esta mesa no están de acuerdo con este aspecto, es una realidad que muchos pueblos (y sus ayuntamientos) manejan actualmente como aspectos fundamentales para que la población no se vaya y/o atraer nuevos habitantes. Un ejemplo: escuelas en Anguita.

4. Difícil recuperar memoria si no recuperamos tradiciones

Punto muy desarrollado por Andrés del colectivo de la roca al metal. Es en este punto donde la arqueología, la historia y otras disciplinas pueden contribuir como integrantes de la sociedad rural. Posteriormente se desarrolla más esta idea en el apartado 8.

5. Territorio y no sólo pueblo. Redes Rurales

No se puede concebir un pueblo sin su entorno más cercano. Fundamental tener y establecer, si no existen, redes con otros pueblos cercanos.

6. Soberanía rural frente a lo urbano también en lo cultural

Este punto es muy parecido al 1 y al 5, pero se ahonda más en la necesaria independencia de lo rural frente a lo urbano. Lo rural no puede entenderse ni construirse desde lo urbano como, por ejemplo, que lo rural sea una fuente de productos de huerta para los urbanitas.

Se habla de la vanguardista actividad cultural que existe en los pueblos ocupados donde la cultura más transgresora y puntera se acerca constantemente.

7. Interés por múltiples disciplinas que trabajan con la materialidad. Multidisciplinariedad.

Este apartado está basado en la intervención de Vanesa del colectivo Amigos de la Chela de Villafranca de los Caballeros (Toledo).

Entre los días 6 y 11 de Noviembre Vanesa, de Bellas Artes,  expondrá sus esculturas que son copias en miniaturas de barro de casas de aperos y labranza (entre otros) que se están perdiendo por falta de uso y de protección.

8. Arqueología:

a) Como tecnología política

Falqui pone dos ejemplos:

Bustarviejo donde se “activó un espacio” desde el punto de vista arqueológico, como es este penal del franquismo. La intervención arqueológica fue horizontal y la gestión actual del emplazamiento está en manos de la Asociación de Memoria Histórica Los Barracones (http://www.losbarracones.org/) del propio Bustarviejo.

Hontanillas. Pueblo reocupado donde un equipo conformado por tres arqueólogos intervienen arqueológicamente, durante 15 días, una casa del pueblo con la idea de ser luego utilizada. Los arqueólogos formaron, durante todo este tiempo, parte misma del colectivo, acudiendo a asambleas y participando en las tareas establecidas. Al mismo tiempo ellas participaron en el proceso arqueológico.

b) Para recuperación de conocimientos ancestrales

Aquí habla fundamentalmente Andrés, del colectivo de la roca al metal,  poniendo varios ejemplos de lo que ellos están haciendo en el valle pirenaico de Huesca de “La Guarguera”. Uno de ellos es cómo, a través de la arqueología, se puede identificar antiguos caces que los nuevos habitantes pueden rehabilitar, con la ayuda de los arqueólogos para regar y evitar encharcamientos o incluso inundaciones de algunas partes de los pueblos.

c) Proyectos de patrimonio en lo rural: vinculación con el territorio y establecer un diálogo con la ciudadanía

Finalmente el último punto donde la arqueología y disciplinas que trabajan con el legado material e inmaterial, pueden contribuir a buscar herramientas útiles para lo rural, se trata del ejemplo de Almedinilla a través de Nacho, del Ecomuseo del Río Caicena. Se hace hincapié en que debe existir un diálogo entre el “patrimonio técnico” y la población porque, muchas veces, éstos no coinciden. Pone el ejemplo de una fuente que no contaba con ningún tipo de protección pero que los vecinos quisieron proteger.

MESA 2: ARQUEOLOGÍA, RESISTENCIAS Y MEMORIA HISTÓRICA

Modera: Paloma Roca

Primera parte de presentación de los componentes de la mesa: destacamos una presencia interdisciplinar, entre los que encontramos no sólo arqueólogxs y antropólogxs también historiadorxs, restauradorxs, biólogxs… Cada uno, haciendo más o menos hincapié en su formación, ha compartido proyectos pasados y actuales así como voluntades específicas, expresando el interés y voluntad de reivindicación de la memoria histórica, en ocasiones equiparada a un acto político.

La recuperación de la memoria se abordaba desde diferentes campos entre los que podríamos mencionar: el trabajo de exhumación y recuperación de cuerpos e identidades de represaliadxs y desaparecidxs de la guerra civil, la creación de grupos de investigación en el ámbito universitario, la musealización de rutas históricas, el trabajo de divulgación pedagógico (impartiendo asignaturas, haciendo talleres en centros educativos o colaborando en grupos de acción social local…) y de denuncia (escribiendo artículos, creando performance teatrales o haciendo programas de radio, entre otros).

Miembros de la mesa

Javier. Antropólogo forense, biólogo y miembro fundador de ArqueoAntro. Trabaja desde hace más de diez años en temas relacionados con la memoria histórica y arqueología forense. Trabajó en Aranzadi. Ha realizado diversos cursos a través de los que ha podido financiar excavaciones. Recientemente han trabajado en las fosas del cementerio municipal de Paterna.  

Hugo. Larga experiencia en temas relacionados con la memoria histórica y exhumaciones. Miembro de Aranzadi. Ha realizado la musealización de la ruta George Orwel en los Monegros. Señala que en temas de memoria histórica en España hay un “vacío” en lo que se refiere a los soldados. En general el foco se encuentra en los civiles y en los vestigios, dejando a un lado a los soldados. Denuncia el poco interés académico que despierta la arqueología de la guerra civil, subrayando que el estudio científico implica el reconocimiento de las víctimas. Se decanta por una implicación didáctica. Las fosas, señala, son un símbolo de represión que podemos utilizar para compartir valores con las nuevas generaciones. Actualmente trabaja en el proyecto “Orwell va a la escuela”. También considera necesario llevar “las fosas a la escuela” y viceversa.

Álex. Mago y constructor de ilusiones. En magia se valora la historia de los orígenes de la magia. Apunta que el hecho de “recordar” es clave para el éxito de los trucos. Se dedica a la docencia en la que aplica los valores de la magia.

Eva. Historiadora. No aborda la memoria histórica desde la Guerra Civil Española. Directora del proyecto universitario Postory, en el que estudian procesos de memoria y destrucción de identidades en el medio urbano y rural. Realiza talleres de historia cultural y historia de los objetos: principalmente en la fotografía. El proyecto también se focaliza en cuestionar la historia tal y como nos ha llegado.

Auri. Estudia antropología y vive actualmente en Fraguas, proyecto que surge con la intención de crear una comunidad que, además de ser autogestionada y sostenible, recupere un espacio arrebatado por el estado, que no sólo fue expropiado sino que fue literalmente “borrado de los mapas”. Señala la importancia de recuperar la memoria de este lugar.

Ángel. Arqueólogo. Proclive a la creación de espacios de resistencia dentro del sistema. Fundador de la empresa Atenea Arqueología, primera empresa en Cantabria que recupera estructuras del centro norte. Comparte que el presupuesto de cultura del PSOE en Cantabria ha contribuido a la creación de de un inventario sobre fosas, pero no hay ningún plan de actuación. Han introducido la memoria histórica como tema dentro de la asignatura de patrimonio cultural en la Universidad. Asesoran al grupo social Desmemoriados, asociación para la recuperación de la Memoria Colectiva de Cantabria que surge por el encuentro de dos proyectos: “Presos con causa 1936-1978” y Asociación de cultura crítica “La Vorágine”.

Carlos. Arqueólogo. Codirige el programa de radio arqueoradio. Interesado en la divulgación científica y en dar voz a trabajos e investigaciones.

Jorge. Arqueólogo. Ha trabajado dos años en argentina en temas de memoria histórica en centros educativos y ha vuelto recientemente a Madrid. Señala la dimensión futura que tiene el hacer un trabajo consecuente en memoria histórica con las nuevas generaciones.

Ana. Restauradora. Codirige el programa de radio arqueoradio.

Oscar. Arqueólogo y vicepresidente del Foro por la Memoria. Centrado fundamentalmente en la denuncia de las desapariciones a través de la reivindicación de los derechos humanos. Señala la importancia de exigir al estado su responsabilidad y deber para con las fosas comunes de la guerra civil. Afirma que actualmente “tiene más derechos” un romano de una necrópolis que un cuerpo hallado en una fosa. Nos habla de la plataforma  Comisión de la verdad en España. Pretende que el estado dedique recursos a la identificación de cuerpos de las fosas. Imparte clases de derechos humanos en institutos.

Ángel. Historiador. Vinculación no formal con la memoria. Ha colaborado en la investigación de la identidad de desaparecidos de la guerra civil. Colaboró con la comisión de memoria histórica de San Sebastián de los Reyes, que entre otras cosas se ocupa de la aplicación a nivel local de la ley de memoria histórica. Ha estado estudios en contacto con estudios de antropología libertaria en México, donde también se aborda la importancia de la memoria histórica.

Anna. Estudia un máster de Historia Contemporánea y Políticas de la Memoria.  Miembro voluntario del Laboratorio de Arqueología Forense de la UAM, dirigido por Ángel Fuentes. En el pasado ha llevado a cabo un acercamiento a la memoria histórica a través de la reivindicación del legado libertario en el estado español, utilizando en ocasiones el lenguaje teatral. Se está formando con el objetivo de tener la posibilidad de colaborar en el proceso de exhumación de fosas en el futuro.

Isabel. Miembro de Arqueoantro y antropóloga.

Tras la presentación hemos constatado como todos nos acercamos a la memoria histórica desde diferentes perspectivas. No se trata sólo de arqueología, antropología, historia y defensa de los derechos humanos. Se trata de algo mucho más complejo.

A lo largo de la mesa de trabajo nos hemos detenido extensamente en discutir los siguientes puntos:

1)  La protección jurídica de los restos de represaliadxs y desaparecidxs de la Guerra Civil. Preguntándonos y debatiendo lo siguiente:

– ¿De qué manera podríamos exigir al estado el cumplimiento de una supuesta protección jurídica de los cuerpos exhumados?. Legalmente se ha hecho un uso del código civil del siglo XIX sobre derechos de los muertos. ArqueoAntro expone que el día 7/11 denunciará situación de las fosas en España en el Europarlamento.

– ¿De qué manera podemos nosotros, como individuos y también colectivamente, proteger y potenciar a nivel local “nuestras” memorias?  Se habla de la escuela de memoria de Mieres (Oviedo).

– Generalmente se aconseja que la querella sea puesta por las familias, para después entrar a actuar un equipo de técnicos que procede a la exhumación. Un compañero señala que se debe tener en cuenta que una intervención arqueológica se considera una “alteración de pruebas” del escenario del crimen a nivel judicial.

– Lxs compañerxs comparten cómo se sienten al excavar junto a familiares o personas con una vinculación emocional con lxs represaliadxs. Esto les hace afirmar que consideran necesario que el equipo de técnicos incluya también psicólogos que atiendan a los familiares y que les acompañen en el proceso, tanto si se encuentran los restos como si no.  Si no existe la posibilidad de contar con un psicólogo en el equipo, sería interesante que los arqueólogos tuvieran una mínima formación, o un decálogo o protocolo de actuación.

Se ha puesto encima de la mesa la posibilidad de pedir a contracorriente que haga un comunicado señalando  el problema y proponiendo que devenga un enlace entre la comunidad que exige legislativamente una acción estatal y las instituciones, apelando, no sólo a la ley de memoria histórica, también al derecho a la cultura y a la reivindicación de derechos humanos.

2) La importancia de la divulgación pedagógica y periodística de la memoria y la necesidad de crear vínculos con la población local.

En este punto lxs compañerxs han hablado de los recursos que utilizan. Se elaboran fichas con contenido en memoria histórica, realizados por docentes y evitando el “adoctrinamiento”. A menudo y para conseguir la aceptación de los centros y los padres se plantea desde puntos de vista más amplios (ej. “Vulneración de derechos humanos”, a través de este enunciado puedes abordar la situación actual de los familiares y lxs represaliadxs).

Algunxs compañerxs señalan la necesidad de salir del estado y del sistema para hacer este trabajo de divulgación, apuntando que no podemos olvidar que si hay un epistemicidio éste viene del poder y que la represión de la memoria viene principalmente del Estado.

Paloma actualmente trabaja en el Centro de Arte Bombas Gens, un refugio de guerra volcado en el trabajo y el rigor divulgativo pues ahora mismo acepta visita de grupos. La compañera comparte con nosotros la dificultad de transmitir la historia sin pretender que el oyente “piense lo que tu piensas”. Señala que la población está más sensibilizada con la ausencia de memoria histórica de lo que pensamos.

3) Nos hemos hecho la pregunta ¿Memoria, para qué? Y ¿Memoria, por qué? Y hemos llegado a los siguientes puntos:

– Necesitamos conocer la historia para recomponer las relaciones de comunidad.

– Debemos investigar y divulgar la historia para que todxs seamos capaces de reconstruir nuestra identidad individual y colectiva.

– Debemos hacer memoria por todas aquellas familias que quieren y precisan recuperar a sus antepasados.

– Para contribuir a cerrar el círculo de violencia que se inicia en 1936 y ayudar a alcanzar una cultura de la paz.

– Cuando hablamos de memoria histórica no hablamos solo “del conocimiento por el conocimiento”, queremos robar la historia que nos robaron.

– Necesitamos hacer este trabajo también para crear conciencia crítica social e histórica. Las fosas son la imagen vívida del franquismo y nos negamos a “pasar página”.

– Afirmamos que debe existir un discurso social y comunitario antifranquista.

4) Financiación. Varixs compañerxs han expresado su preocupación ante la falta de financiación.

– En el caso de las exhumaciones, hay organizaciones que utilizan las subvenciones estatales: asociaciones de familiares piden una subvención a la administración pública y con ese dinero se paga el trabajo de los profesionales. Uno de los problemas es que esta subvención se paga a posteriori.

– Otras organizaciones se autofinancian a través de cursos, rutas y actividades formativas diversas de pago.

– Otrxs han compartido que entienden este trabajo como voluntario y que les gustaría hacerlo con un sueldo.

El problema de la financiación está directamente vinculado a una falta de voluntad política. El dinero que se necesita para “solucionar” el “problema de las fosas” en España es una cantidad que puede asumir el estado español sin problema.

Ángel Astor expresa la posibilidad de crear un protocolo de actuación redactado por profesionales, miembros de la sociedad civil y funcionarios que se podría utilizar para presionar a las administraciones locales en su participación en la exhumación de fosas.

MESA 3: ARQUEOLOGÍA Y RESISTENCIAS EN EL ESPACIO URBANO

Se han tratado ejemplos relacionados con resistencias urbanas como El Cabanyal, la huerta o Paterna en Valencia, la Escuela Popular de Parla, los arrabales de Málaga, y, en el caso de Madrid, el Eje Prado, La Tabacalera de Lavapiés, el Beti Jai, Edificio Canalejas, Operación Chamartin, edificio España o Peyroncely 10, entre otros.

La problemática en los barrios es común en muchos de los casos, la cultura es utilizada en un primer momento por los intereses políticos y económicos como inicio del proceso gentrificador, acompañado de un aumento de la presencia policial bajo la excusa de la seguridad e inicio de un proceso especulativo que provoca que se dispare el precio de la vivienda.

El resultado de este proceso es la expulsión de las clases populares de estos barrios, la pérdida de las formas de vida y de subsistencia,  lo que implica en ocasiones auténticos dramas, especialmente en las personas de avanzada edad, y la creación de espacios muchas veces enfocados al turismo o a una vida basada en el aislamiento social y en el consumo, sin espacios de convivencia, pequeños comercios diversificados y condiciones de habitabilidad sostenibles.

En este contexto la arqueología puede ser utilizada como herramienta de lucha y factor desurbanizador.

Desde un punto de vista feminista se reflexiona sobre la mujer en el espacio urbano actual planteándose la pregunta de si se está avanzando en feminismo en la configuración de los espacios urbanos o si por el contrario se está retrocediendo. En este sentido se señala que el concepto urbano actual predominante promueve que las mujeres vuelvan a estar recluidas, ya que se crean hábitats en los que se promueve el habitar los espacios privados, siendo los públicos meras zonas de tránsito.

En este sentido nos parece esencial llevar a cabo acciones para reivindicar el espacio urbano. La importancia de recuperar los espacios comunes en sentido amplio y okupar la calle.

En cuanto a la arqueología que se realiza en el marco de proyectos constructivos o arqueología preventiva, se ponen encima de la mesa las estrategias que se han ido desarrollando a lo largo de los últimos años para alejarnos de la sociedad, para que el trabajo de los arqueólogos sea una herramienta para liberar suelo y no un bien común. En este sentido es muy destacada la instrumentalización  de la seguridad y salud, que evita el acceso a las excavaciones por parte de la población y, con ello, el conocimiento de su patrimonio arqueológico.

Para revertir esta situación una vía es la resistencia, la acción directa y la desobediencia a normativas coercitivas para romper estas barreras que impiden la comunicación con la sociedad.

Se pone el ejemplo de una iniciativa llevada a cabo por los arqueólogos de Granada, que consistió en sacar los resultados de las excavaciones arqueológicas realizadas en este contexto a la calle, contar lo que no se puede ver. En un espacio abierto, público.

También dar charlas en colegios e institutos, recorridos urbanos, buscar vías para que la gente pueda visitar los yacimientos, colarse en ellos si no se obtienen los permisos para el acceso por la vía de la negociación.

En este sentido es esencial la relación de los arqueólogos con los movimientos sociales. Los arqueólogos, en muchas ocasiones, se deben trasladar lejos de sus lugares de origen, lo que favorece su aislamiento y la vulnerabilidad para poner en valor su trabajo y la defensa del patrimonio público.

Para revertir esta situación de aislamiento es importante hacer red entre los arqueólogos de las diferentes zonas geográficas, trabajar desde el apoyo mutuo, y hacer una base de datos de colectivos sociales para poner a los arqueólogos en relación con los mismos cuando se trasladan a una zona geográfica ajena (BBDD de Colectivos).

Una premisa básica es que queremos trabajar desde la independencia. Desde los movimientos sociales y no con acuerdos con los partidos políticos. Esta es la vía en la que de debe centrar Arqueología a Contracorriente.

A pesar de esto, somos conscientes de que estas acciones de visibilización también tienen un resultado positivo a nivel político, sirven como elemento educativo y de toma de conciencia en los políticos, que en muchas ocasiones son absolutos desconocedores de lo que es la arqueología ni su potencial transformador de la sociedad. En relación con esto los Colegios profesionales, como interlocutores institucionales pueden ser aliados o resultar de utilidad.

En este sentido una de las propuestas es exigir la gratuidad del patrimonio, por lo menos a nivel municipal.

Un cambio de paradigma que abre muchas vías de acción es la consideración de patrimonio no sólo el objeto o el inmueble, sino el propio modo de vida. Esta línea redimensiona a la arqueología como una herramienta muy potente de lucha social.

También el trabajar a nivel legal y administrativo convierte a la arqueología en un arma muy potente. En este sentido existen muchas brechas en el sistema que se pueden utilizar para conseguir parar proyectos desarrollistas y capitalistas que van en contra de las personas que habitan el territorio, de su identidad, de su bienestar y de sus modos de vida.

Se exponen experiencias de éxito en los que la promoción de declaraciones de BICs, la protección a través de los catálogos y cartas arqueológicas o los recursos judiciales han logrado frenar procesos desarrollistas. Proteger más allá de los yacimientos arqueológicos al uso y proteger elementos como el patrimonio inmaterial o el entramado urbano. Un ejemplo es la protección de la parcelación urbana de pequeñas viviendas (como se realizó en el caso del Cabanyal) impidiendo así la construcción de grandes edificios, grandes avenidas y la construcción en altura.

También en este sentido es importante proteger caminos, acequias, aterrazamientos agrícolas, …. en contra del crecimiento desmesurado y alienante en su forma de conceptualizar el espacio de las urbes a través de PGOUS o planes sectoriales.

Por último se destaca la importancia de trabajar desde lo creativo y el desarrollo de esto a todos los niveles y en un sentido amplio. Explorar nuevos lenguajes, nuevas formas de expresión y vincular los valores patrimoniales con los artísticos, demostrar el valor de estos espacios urbanos a través de expresiones artísticas.

A modo de conclusión desde Arqueología a Contracorriente el objetivo es convertir a la arqueología en un bien común, en una herramienta de transformación social y en un arma en contra de la privatización de la ciudad y el desarrollismo. Una arqueología contra el poder y desde abajo, empoderante, siendo las personas que habitan el territorio las que deben decidir qué es patrimonio y qué no.

En esta mesa se han propuesto dos acciones concretas a corto plazo, una relacionada con la reivindicación de la figura de las lavanderas en Madrid Río y otra la participación en un Cuentacuentos en Parla en el que se trate sobre arqueología y feminismo.

Anuncios

Red de Apoyo Mutuo por una arqueología Libre y Colectiva

A %d blogueros les gusta esto: